CARDIOSIEM

PROGRAMA DE CERTIFICACION.

Consiste en la implementación de un sistema de atención de emergencias cardiovasculares por medio de la utilización, por parte de personal entrenado y capacitado para su uso, de equipos de desfibrilación externa automática (“DEA”).

El PROGRAMA será implementado en Empresas y/o en determinadas áreas de la misma, según el caso, para lo cual SIEM brindará la certificación a cada empresa adquiriente.

FUNDAMENTACIÓN.

En Argentina mueren alrededor de 30 mil personas por año a causa de muertes súbitas cardíacas y el 75% de ellas podría salvarse si fueran atendidas adecuadamente dentro de los primeros minutos de ocurrido el episodio.

La muerte súbita es una muerte natural de una persona con alguna enfermedad previa diagnosticada o sin ella,  que sobreviene  en  forma  instantánea  o  dentro  de  la  primera  hora  desde  el  comienzo  de  alguna sintomatología, y que se caracteriza porque el momento y la forma del fallecimiento son totalmente inesperados, pero por causas naturales, es decir que no hay violencia, traumas, intoxicaciones, etc. En estos casos, este tipo de muerte permite una recuperación adecuada si se prestan los primeros auxilios correspondientes, y esto es lo que propone el proyecto de nuestra organización.

Las estadísticas indican que la muerte súbita es la primera causa de decesos en todo el mundo y las causas que en general la determinan, son las enfermedades cardiovasculares, es decir las alteraciones que presenta la función cardiaca, por ejemplo un infarto o la dilatación del corazón, situaciones que se ven favorecidas por el estrés al que las personas se ven sometidas por el tren de vida que impone el mundo.

El  riesgo  de  muerte  súbita  se manifiesta principalmente en hombres mayores de treinta (30) años, – riesgo que se incrementa en quienes tengan historiales familiares de patología coronarias o muerte súbita – y también en mujeres después de su edad fértil, por padecer enfermedades circulatorias.

Muchos síntomas pueden preceder a estos eventos, como palpitaciones, dolores de pecho, dificultades para respirar, entre otras; estas situaciones en esta etapa del proceso de muerte súbita, son las que los equipos de emergencias pueden solucionar adecuadamente, pero desde este proyecto se impulsa que pueda ser personal no médico el que esté en condiciones de intervenir exitosamente y salvar vidas.

En estas situaciones, que casi siempre ocurren fuera de un centro médico, son las que el valor tiempo tiene una importancia fundamental, tanto que se puede llegar a medir en pocos minutos una intervención exitosa de una persona con un paro cardio-respiratorio que necesita una adecuada resucitación cardiopulmonar (RCP).

En este sentido resulta importante actuar en un marco previsible como política pública de salud preventiva, tanto desde la disponibilidad de tecnología, como desde el conocimiento y capacitación de la población. Por consiguiente, se propone instrumentar un avance tecnológico de la medicina que se usa actualmente en centros de salud, conocido como Desfibrilador Automático Externo (DEA). Este dispositivo, que tiene un mecanismo de dos (2) electrodos que se aplican sobre el tórax de una persona con paro cardíaco, hace que se haga circular  una  corriente  eléctrica  determinada  especialmente,  que  al  ser  aplicada  en  los  primeros momentos posteriores de ocurrido un paro cardiaco, permite restablecer el ritmo cardiaco normal perdido en un alto porcentaje de casos. Este tratamiento de emergencia se llama desfibrilación y en ese momento crucial representa el único medio efectivo para restablecer el funcionamiento del corazón con un paro cardiaco por fibrilación ventricular, ya que provoca por un momento una homogeneidad eléctrica cardiaca, cuya consecuencia es la reanudación de un ritmo cardíaco cíclico normal, o por lo menos con cierta estabilidad que permita acceder al paciente a un centro de salud.

El DEA está diseñado para analizar el ritmo del corazón y aplicar en su consecuencia una descarga eléctrica si es necesario. En este sentido, el DEA puede ser aplicado por cualquier persona con la adecuada capacitación. Lo que estamos proponiendo es que estos DEA estén instalados en espacios públicos y en privados de acceso público, de acuerdo a una determinada capacidad que tenga el lugar para el tránsito o permanencia, que hemos fijado en hasta por lo menos quinientas (500) personas de promedio, con una limitación en los casos de industrias, fábricas, centros comerciales, hoteles o paradores o cualquier otra empresa privada, en las que el tránsito o permanencia se fijó en hasta por lo menos doscientos cincuenta (250) personas de promedio. Estos lugares deben determinar personal permanente en condiciones de entrenamiento para la aplicación de los DEA.

No es este un proyecto que promueva solamente la instalación y uso de un dispositivo técnico, sino que además  tiende a  concientizar  a  la  población sobre la  importancia  de saber  actuar  en  lugares  públicos cardioasistidos y por eso pensamos que desde la escuela o desde el nivel comunitario se puede avanzar en este sentido; es por esto que creemos que no es suficiente con que exista el DEA disponible en el lugar, sino que la gente que circule o permanece en ese lugar, sepa cómo actuar en una situación de emergencia como las que este proyecto plantea.

Es en el ámbito particular donde también está surgiendo una conciencia de “cardio-responsabilidad”, lo que implica para las empresas adoptar medidas preventivas destinadas a dar una adecuada respuesta a episodios cardíacos en los ámbitos laborales, lo que se transforma en una seguridad sanitaria extra para los empleados, clientes y eventuales visitantes del lugar.

La importancia que está adquiriendo el tema ha impulsado el surgimiento de organizaciones privadas que certifican lugares cardioasistidos. Las certificaciones tienen en cuenta factores como la cantidad y concentración  de  personas  que  ingresan  o  transitan,  la  ubicación  y  temperatura  media  del  lugar,  las actividades llevadas a cabo en el lugar (si se hacen esfuerzos físicos inusuales), el perfil de las personas que asisten a ese lugar o evento, si se consume alcohol u otras sustancias que podrían afectar la salud y si en el lugar se viven emociones fuertes (eventos deportivos por ejemplo).

En otros países se ha dictado legislación regulatoria de los DEA en espacios de acceso público, como en España, Puerto Rico y Uruguay. Destacamos la experiencia de la ciudad de Seattle, capital del Estado de Washington  en  Estados  Unidos,  donde  se  cuenta  con  un  DEA cada  2  o  3  calles  y  la  ciudad  se  ha transformado en la urbe con menos índice de mortalidad por muerte súbita del mundo.

En Argentina también existen algunos antecedentes. La ciudad de Bragado, en la provincia de Buenos Aires, se ha instruido desde una iniciativa del gobierno municipal a 3 de cada 10 habitantes en maniobras de resucitación y se han instalado DEA en algunos lugares públicos. Por su parte en la ciudad de Santa Fe es obligatorio contar con un DEA en lugares de concurrencia masiva y permanente de público y también para espacios en los que se congreguen más de cinco mil personas. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires acaba de  aprobar  la  Ley  N°  4.077,  que  establece  la  obligatoriedad  de  contar  con  un  DEA  en  lugares  de concurrencia masiva de personas, aunque la iniciativa debe reglamentarse.

En definitiva en este proyecto, estamos hablando del derecho de acceso a la salud contemplado por nuestra Constitución Nacional, y su reconocimiento en el goce de la vida y en la mejora de su calidad, por lo que solicitamos el acompañamiento de nuestros pares en su aprobación.

 

PROGRAMA.

El PROGRAMA consiste en realizar un trabajo de evaluación y consultoría, para definir, según las características geográficas del área, accesos e información de cantidad de personas involucradas (personal y/o público), la cantidad de personas a entrenar en Resucitación CardioPulmonar (“RCP”) con utilización de desfibriladores Externos Automáticos (“DEAs”), y cantidad y distribución de DEA, Botiquines de primeros auxilios y  accesorios que se necesitarán en cada caso particular.

Se elaborará un plan de acceso público a la desfibrilación, según el siguiente detalle:

  • –       Se efectuará una evaluación de las necesidades de la Empresa o del área de la misma, a los efectos de poder acceder al PROGRAMA.
  • -Una vez finalizada la evaluación se elevará un informe detallado del numero de Desfibriladores y el lugar donde deberán ser instalados, además del número de personal que deberá capacitarse en función de horarios y turnos laborales, a fin de poder tener cubierta con primeros respondientes las 24 de ser necesario.
  • –       El personal capacitado recibirá una certificación internacional cuya validez es de dos años.

Deberá contar con el servicio de un Sistema de Atención Médica Prehospitalaria, para el apoyo y derivación correspondiente.

 

LEGISLACION.

LEY N° 4.077 / Ciudad Autónoma de Buenos Aires / Sanción: 01/12/2011 / Promulgación: De Hecho del 13/01/2012 / Publicación: BOCBA N° 3849 del 07/02/2012

Obligatoriedad   de   contar   con   un   desfibrilador   externo   automático   (DEA)   en   lugares   de concurrencia masiva

Artículo 1º.- lnstitúyese, con carácter obligatorio, la adquisición, puesta en funcionamiento y mantenimiento

para la  correcta  utilización de un Desfibrilador  Externo  Automático  (DEA),  en los  lugares  públicos  y privados de concurrencia masiva o de alto riesgo en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Artículo 2º.- Las obligaciones establecidas en la presente Ley estarán a cargo del propietario, locatario o administrador del lugar, según el caso.

Artículo 3º.- Los establecimientos comprendidos por esta Ley deberán contar, en todo momento de actividad o permanencia de personas, con personal capacitado técnicamente para el uso de DEA, y promover el entrenamiento y capacitación de sus agentes en técnicas de resucitación cardiopulmonar (RCP) básica, de conformidad con la Ley 3665.

Artículo  4º.- La Autoridad de Aplicación deberá:

Determinar los parámetros de concurrencia masiva y de alto riesgo en los términos de la presente Ley.

Establecer  un  cronograma  para  la  progresiva  implementación  en  los  ámbitos  alcanzados  por  la  Ley, comenzando por los de mayor concurrencia.

Determinar la capacitación exigida en los términos del artículo 3°. Realizar la promoción y difusión de la presente Ley.

Suscribir  convenios  con aquellas  instituciones  que realicen  capacitación al personal y  miembros  de la comunidad de acuerdo a los parámetros exigidos.

Establecer cualquier otra disposición que colabore con la mejor implementación de la Ley.

Artículo 5º.- El   incumplimiento   de   las   obligaciones   contenidas   en   la   presente   será   sancionado progresivamente con penas de:

Apercibimiento.

Suspensión del establecimiento de concurrencia masiva. Clausura.

Artículo 6º.- El Poder Ejecutivo determina la Autoridad de Aplicación de la presente Ley.

Artículo 7º.- El gasto que demande la aplicación de la presente se imputará a la partida presupuestaria correspondiente.

CLAUSULA TRANSITORIA: El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley en el plazo máximo de ciento ochenta (180) días.

Artículo 8º.- Comuníquese, etc.

  1. H. Cámara de Diputados de la Nación / PROYECTO DE LEY / LEY DE PREVENCIÓN DE LA MUERTE SÚBITA EN ESPACIOS DE ACCESO PÚBLICO / Capítulo I / Disposiciones Generales

Artículo 1º.- Objeto. El objeto de la presente ley es regular un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso público.

Artículo 2°.- Definiciones. A los efectos de esta ley se considera:

  1. a) Resucitación cardiopulmonar – RCP -: maniobras que se llevan a cabo sobre una persona en caso de detención de su circulación de la sangre y que están destinadas a la oxigenación inmediata de los órganos vitale
  2. b) Desfibrilación: maniobras de RCP a las que se incluye un desfibrilador externo automático – DEA -.
  3. c) Desfibrilador externo automático – DEA -: dispositivo portátil utilizado para estimular eléctricamente el corazón de una persona que está en paro cardíaco.
  4. d) Espacios públicos y privados de acceso público: lugares con tránsito o permanencia de hasta por lo menos quinientas (500) personas de promedio. Para el caso de las industrias, fábricas, centros comerciales, hoteles o paradores o cualquier otra empresa privada, el tránsito o permanencia se determina en hasta por lo menos doscientos cincuenta (250) personas de promedio.
  5. e) Lugares cardioasistidos: espacios que disponen de los elementos necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos tras un paro cardíaco.
  6. f) Cadena de  supervivencia:  conjunto  de  acciones  sucesivas  y  coordinadas  que permiten  aumentar  la posibilidad de sobrevivir de la persona que es víctima de eventos como un paro cardiorrespiratorio, electrocución, asfixia, sofocación u atragantamiento.

Artículo 3°.- La autoridad de aplicación de la presente ley es el Ministerio de Salud, el que debe coordinar su aplicación con las jurisdicciones en el marco del Consejo Federal de Salud -COFESA -.

Capítulo II Objetivos. Artículo 4°.- Objetivos. En el marco del sistema establecido la autoridad de aplicación debe promover los siguientes objetivos:

  1. a) Promoción del acceso público a la resucitación cardiopulmonar y a la desfibrilación.
  2. b) Reducción de la morbimortalidad súbita de eventos de origen cardiovascular u otros como electrocución, asfixia, sofocación y atragantamiento.
  3. c) Promoción del conocimiento por parte de la población sobre la importancia de los lugares cardioasistidos y de la disponibilidad de la cadena de supervivencia.
  4. d) Promoción del acceso de la población a la información sobre primeros auxilios, maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y desfibrilación automática externa.
  5. e) Promoción de la instrucción básica de primeros auxilios, maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y desfibrilación automática externa en los niveles educativo y comunitario.
  6. f) Determinación de las pautas de acreditación para la capacitación del personal de los lugares establecidos, en técnicas de maniobras de resucitación cardiopulmonar básica y en el uso de los DEA.
  7. g) Desarrollo de un sistema de información y estadística de la morbimortalidad súbita y sus riesgos a nivel nacional.

Capítulo III. Instalación y utilización de los DEA

Artículo 5°.- Instalación de DEA. Los espacios públicos y los privados de acceso público deben tener instalado al menos un DEA en condiciones de ser utilizado en forma permanente.

Artículo 6°.- Ubicación de los DEA. Los DEA deben ser instalados en lugares de fácil acceso para su uso y deben estar claramente indicados por carteles alusivos.

Artículo 7°.- Mantenimiento. Los titulares o los responsables de la administración o explotación de los espacios determinados en el artículo 2° deben mantener en forma permanente el DEA en condiciones aptas de funcionamiento para su uso inmediato por las personas que transiten o permanezcan el lugar.

Artículo 8°.- Habilitación. Los DEA deben tener la habilitación vigente otorgada por el organismo técnico oficial que determine la reglamentación.

Artículo 9°.- Capacitación. Los titulares o responsables de la administración o explotación de los espacios determinados en el artículo 2° deben facilitar la capacitación de parte del personal a su cargo, de modo tal que siempre haya alguien disponible para aplicar las técnicas del uso de los DEA.

Artículo 10.- Costos. Los costos derivados del cumplimiento de lo establecido en este capítulo están a cargo de los propietarios o de los titulares de los espacios determinados en el artículo 2°.

Capítulo IV. Disposiciones Finales

Artículo 11.- Financiamiento. Los gastos derivados de lo establecido en la presente ley respecto de los espacios comprendidos que sean dependientes del Estado Nacional se deben imputar a las partidas correspondientes al Ministerio de Salud.

Artículo 12.- Adhesión. Invitase a las provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a adherir en lo pertinente a lo establecido en la presente ley.

Artículo 13.- Reglamentación. El Poder Ejecutivo debe reglamentar la presente ley dentro de los ciento ochenta (180) días de su promulgación.

Artículo 14.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Deja tu comentario